Juntos/as o separados/as, no resisten un archivo. Son los mismos de siempre, con las mismas lógicas y renovados esfuerzos por borrar un pasado que los/as condena.

En este documento, te contamos dónde estuvieron y cómo contribuyeron a configurar el estado de cosas actual de nuestra Carrera aquellos/as “viejos/as-nuevos/as” conocidos/as que se presentan en estas elecciones. 

Si querés una Carrera realmente diferente, democrática, que defienda la disciplina, luche por su institucionalización, en articulación con el resto de la Facultad y la coloque en un lugar de reconocimiento académico y disciplinar en la sociedad, votá distinto. 


Iniciamos una vez más una semana electoral en nuestra Facultad. A fin de que no agarre a nadie desprevenido/a, aquí les dejamos unas aclaraciones.

En Relaciones del Trabajo, las elecciones se dirimen entre “viejos/as-nuevos/as” conocidos/as, aunque en su afán de ganar se muestran con renovados aires, como si no tuvieran que ver con el estado actual de nuestra Carrera. Dos de los tres espacios que apuntan a la Dirección ya gestionan o gestionaron (juntos o separados), con más pena que gloria. Esto es una absoluta realidad que cualquiera puede comprobar, lo cual no quiere decir que en cada espacio o lista no exista gente valiosa, con buenas intenciones y con saberes diversos necesarios/as para transformar el estado de cosas actual. A diferencia de esos dos espacios, nuestra propuesta es inclusiva. 

Hace exactamente una década, Mariano Battistotti, el candidato actual del espacio de Hernán Sandro aparecía en un video de la UES auspiciando la candidatura de Stella Escobar quien fue dos veces directora de nuestra Carrera (2010 – 2011 / 2012 – 2013). Recordemos además que Escobar fue antes Secretaria Académica de Héctor Angélico, consejera en la Junta de Carrera por el claustro de graduados/as (en el mandato de Viviana Vega como directora) y tuvo otros cargos de consejera y también como funcionaria en nuestra Facultad. 

Hoy, la lista 15 nos muestra a Escobar como “una nueva voz en RT” (sic). Si no fuera trágico, sería gracioso. Como botón de muestra les dejamos este enlace sobre un año de resumen de lo que fue el accionar de Escobar como directora y la actuación de nuestra candidata a directora Silvia Garro, quien se desempeñó como consejera graduada por el período 2010 – 2011.

Proveniente del mismo espacio de Angélico – Escobar, Hernán Sandro fue también dos veces consejero de Junta de Carrera (2010 – 2011 / 2012 – 2013), consejero directivo (2014 – 2015) y luego obtuvo dos mandatos de director (2016 – 2017 / 2018- 2019). Hasta hace dos años compartió las mismas listas con ese espacio al igual que el actual candidato, Mariano Battistotti. En el año 2017, Hernán Sandro y otros/as integrantes de su lista realizaron una alianza con Viviana Vega y Alejandro Enrique y así se desprendieron del espacio de Angélico – Escobar.

Cabe recordar que Viviana Vega fue directora en dos períodos (2006 – 2007 / 2008 – 2009)  y también consejera por el claustro de profesores, entre otros cargos que ocupa y ocupó en nuestra Facultad. No es un dato menor que ambos espacios políticos la pusieron a cargo en distintos momentos en que se pretendió encarar una supuesta “actualización del plan de estudios”, siendo que no se le conoce ningún ámbito laboral afìn a nuestra disciplina por fuera de su participación en la Carrera Relaciones del Trabajo. 
Del mismo modo, Alejandro Enrique fue funcionario de la Facultad entre 2010 y 2014, lo es hoy de la mano de Hernán Sandro y también fue consejero de junta de Carrera. Nos detenemos unos minutos en este capítulo del laberinto porque la alianza de Sandro con Enrique y Vega potenció la intromisión de las lógicas autoritarias y mercantilistas del Rectorado en nuestra Carrera en el marco de la alianza política que realizó la decana Mera con ese sector. Tanto es así que Sandro se presenta hoy (¡nuevamente!) como candidato al Consejo Directivo por la lista históricamente conocida en la jerga de la Facultad como de “los radicales”. Tanto es así que para estas elecciones desplegaron una cantidad de recursos institucionales para influir en el electorado (como la “actualización docente de la gremial ADUBA”, el inicio de un nuevo curso “de voluntariado universitario” y hasta un curso impartido por politólogos, uno de ellos militante de la carrera de Ciencia Polìtica). Esta alianza se expresa, también, en el claustro de estudiantes: en el CECSO se presenta de modo unificado la UES, la agrupación Prioridad RT creada por Sandro y los ex Franja Morada que aparecen con distintos nombres (Nuevo Sociales, estudiantes independientes de RT, Pensemos Sociales, etc.). Basta seguir a los militantes “independientes” un poco en redes para encontrar sus amistades afines a la ex Franja Morada.  

Luis Roa, el secretario académico actual, lo fue también en otro período anterior así como también fue consejero de Junta de Carrera. Oficialista de todos los oficialismos, sostiene en su función como Secretario Académico que no puede proporcionar datos públicos de los cargos (públicos) docentes porque se trata “de información sensible”. Mariana Nogueira, propuesta como secretaria académica también fue consejera de Junta de Carrera y Consejera Directiva.

Otra novedad que aportan estas elecciones es la ¿ruptura? de Enzo Canade, quien armó una lista propia de profesores/as en la que encontramos algunos militantes de la UES pertenecientes a otras Carreras. Cabe destacar que Enzo Canade también fue Secretario Académico, Consejero Directivo y consejero de Junta de Carrera durante distintas gestiones.     

No se objeta que alguien de modo individual o grupal decida armar un nuevo espacio por diferencias con su anterior pertenencia. Tampoco se critica la realización de alianzas per se pues son parte de la lógica de construcción de poder. Nosotros/as mismos no descartamos esa posibilidad. Se llama la atención sobre el hecho de que las mismas personas circulan desde hace diez, quince años por distintos cargos en nuestra Carrera y en la Facultad y todos/as han seguido las mismas lógicas excluyentes hacia quienes no son de su lista en los espacios de trabajo institucionales convirtiendo a la Carrera en una unidad básica o comité de tal o cual.

Estas viejas lealtades se pusieron en evidencia el año pasado en – una nueva – escandalosa aprobación de materias optativas. El espacio de Escobar-Nogueira dinamitó un intento de articulación de oposición con nuestro Espacio en pos de la construcción de criterios comunes, para acordar con Hernán Sandro de un día para otro la aprobación de materias -algunas de dos carillas y de dudosa calidad académica- sin ningún otro criterio que el reparto de cargos docentes.  

Los nombres “delante y atrás del mostrador” siguen siendo los mismos, solo rotan en funciones y protagonismo, y se adaptan a nuevos espacios de incidencia de poder en la Junta de Carrera o en el Consejo Directivo de nuestra Facultad. Ejemplo de sus prácticas comunes son el secretismo con el que se manejan los nombramientos docentes, lo que da lugar a arbitrariedades manifiestas cuya máxima expresión tuvo lugar el año pasado cuando la gestión de Sandro quiso colocar un docente con salario sin anuencia de su titular y en una cátedra en la que había docentes ad honorem. De allí la negativa sistemática a dar a conocer en el ámbito de la Junta de Carrera la estructura de cátedras para transparentar la situación en la que se sitúa la comunidad docente, la falta de convocatoria abierta a la discusión de un nuevo plan de estudios transcurridos ya ¡más de 30 años! de su vigencia.

Nos preguntamos: 

  • ¿No están cansados/as los/las profesores/as de que ninguno de estos espacios haya propiciado jamás una articulación entre cátedras que exceda las pertenencias a listas? ¿Qué no haya ninguna convocatoria abierta docente y/o de discusión de cuestiones académicas y pedagógicas y de las problemáticas de las cátedras? ¿Qué se los llame cada dos años para conformar una lista o sumar un voto de los de “mayor peso”?  
  • ¿No  están cansados/as los/as auxiliares docentes de votar en el claustro de “graduados/as” y de que su voto no valga igual que el de los/las profesores/as? 
  • ¿No están cansados/as nuestros graduados/as de que cada dos años se prometa la mejora de nuestra inserción o incumbencias profesionales y no haya habido una sola iniciativa real al respecto restringiendo así nuestras oportunidades laborales? 
  • ¿No están cansados/as los/las estudiantes de profesorado de no tener interlocución en la Carrera mientras se padece el recorte de incumbencias docentes? 
  • ¿No están cansados/as los/las estudiantes de que cada dos años se les prometa la mejora de la oferta académica y la resolución de problemas de cursada, la discusión del plan de estudios y la mejora en las incumbencias profesionales?   

En este escenario, Democratización RT es realmente la salida a este estado de situación en la Carrera. Nunca nos vendimos, ni nos compraron, aunque vaya si lo intentaron. Nuestra propuesta es constructiva porque no se nos ocurre la posibilidad de gestionar la Carrera solamente desde un Espacio. 

Nunca fuimos gestión, pero aún así honramos cada espacio que ocupamos y cumplimos con nuestras propuestas: articulamos con graduados y graduadas de otras universidades; visibilizamos la diversidad de inserciones profesionales; impulsamos como consejeros/as en la Junta el establecimiento de criterios transparentes en la designación y promoción docente; propusimos que graduados y graduadas de RT tengan preeminencia en la designación y elección de materias optativas; presentamos proyectos para ampliar la inserción en docencia en CABA y provincia de Buenos Aires; solicitamos que el cuerpo docente de la carrera done un ejemplar de sus libros a la biblioteca de nuestra facultad para el acceso gratuito de los materiales por parte de las/os estudiantes… Y podríamos seguir… Para mayor abundamiento, ver el accionar de nuestro espacio en estos 10 años en nuestra página web

Este es el escenario actual. Los mismos/as de siempre, divididos en distintos espacios siguiendo las mismas lógicas.

Si querés una carrera realmente diferente, democrática, que defienda la disciplina, luche por su institucionalización, en articulación con el resto de la Facultad y la coloque en un lugar de reconocimiento académico y disciplinar en la sociedad, votá distinto. 

Te dejamos una vez más nuestras propuestas. De todos modos, más que propuestas te invitamos a que preguntes qué hizo cada uno/a desde esos espacios en los últimos años. 

¡Vota Lista 31! Democratización RT para la Junta de Carrera. 

¡Vota a Silvia Garro como directora! 

¡Llevá graduados/as  DRT al Consejo Directivo con Sociales Interclaustros (Lista 60)!

 

imprimir