El pasado martes 2 de octubre, en la Comisión de Enseñanza del Consejo Directivo (CD), se discutieron las altas, bajas y modificaciones docentes (ABM) de nuestra carrera, bajo el expediente 62078/2018. Una vez más, estas solicitudes se elevaron sin tratarse previamente en la Junta, a pesar de que la estructura orgánica de las carreras (ver artículo 14º) así lo prevé y que desde la dirección de Relaciones del Trabajo representada por su Secretaria Académica María Teresa Hernández, el día 25 de julio de este año en el marco de la reunión de comisión de docencia y concursos, se comprometieron a enviar el tratamiento de los ABM docentes a discusión en la Junta de Carrera.

Pero no sólo eso sucedió. Entre las solicitudes que se incluyeron en el expediente, se encuentran las designaciones para integrantes afines a la gestión, ya sea por su participación o militancia en la lista 8 -Prioridad RT- o por su apoyo explícito a la gestión de Hernán Sandro como es el caso de algunos de los llamados Pluralistas “independientes”. Lo que llama la atención en este bochornoso expediente es un pedido de designación con salario para un “opositor”.

Precisamente, nos referimos al nombramiento como ayudante de 1ra con dedicación simple de Marcos Ambruso en la materia Condiciones y Medio Ambiente del Trabajo (CyMAT), quien encabezó la lista 20, que llevaba a Stella Escobar como candidata a Directora en las últimas elecciones. Esta designación muestra cómo se retribuyen las traiciones y se compra apoyo político para debilitar a los espacios de oposición. Su pase de la oposición al oficialismo fue anticipado el año pasado cuando se aprobó una materia optativa de dudosa calidad académica a cargo de Ambruso, quien rápidamente olvidó las críticas que formulara días antes a la discusión de las optativas, y se terminó de formalizar en la primera sesión de Junta, en la que Ambruso se presentó como representante del claustro de graduados, sin hacer referencia a la agrupación que lo llevó a ocupar ese cargo. La recompensa por su apoyo (¿o traición?): un salario docente en una materia en la que no tiene antecedentes y en la que hay docentes no remunerados/as, según la grilla presentada por Secretaría Académica.

En cualquier caso, ante los recursos escasos imperantes en la Facultad y en la Carrera y la cantidad de trabajadores/as docentes ad honorem existentes desde hace años en las distintas cátedras. ¿Cuál es el criterio para  asignar un salario a alguien que recién se incorpora?

Ante nuestra consulta, los integrantes de la lista 20 nos manifestaron el repudio absoluto por este hecho y el desconocimiento colectivo de lo negociado por Ambruso en términos individuales con Sandro. Es decir, Ambruso traicionó a su espacio y el proyecto de Carrera que propusieron  a cambio de cargos docentes para sí.

No nos asombra. Es el modo de “construir” de Sandro: comprar todo lo que se pueda comprar en RT, perseguir y discriminar a quienes no “estén a la venta”, tener como apoyo político al violento Cristian Bay o sostener alianzas con el Rectorado. Todo cuenta para acceder y mantenerse en su posición de poder.

En el expediente también se puede observar la designación de Mauro Campilongo, principal apoyo de Sandro, militante ferviente de la lista “Prioridad RT” y actual Secretario de Extensión Universitaria, en una materia de la tecnicatura, Liquidación de Remuneraciones y Beneficios, que tiene 20 inscriptos y que cuenta ya con tres docentes con cargo.

Desde Democratización RT sostenemos que el número de inscriptos es solamente uno de los criterios a tener en cuenta para las designaciones. No somos fundamentalistas de este criterio y hemos discutido esto en ocasiones. Resulta notable que Hernán Sandro, quien desde su antiguo rol de consejero se aferró siempre al “número de inscriptos” como principal criterio en pos de perjudicar a cátedras no afines a su línea política, desconozca este criterio cuando se trata de “uno de los suyos”.

Esta designación es a las claras otro pago del favor político que Mauro Campilongo le hizo a Hernán Sandro luego de traicionar a Democratización RT. Fiel a su modus operandi de comprar opositores Sandro lo contactó y comenzó un vínculo con ese sujeto cuando nuestro espacio logró obtener los cinco consejerxs estudiantiles en la conformación de la Junta de Carrera para el período 2013-2015. Posteriormente, el sujeto se robó nuestras herramientas de comunicación para ponerlas al servicio de Sandro.

A su vez, en la misma línea de pago de apoyos con cargos docentes, los nombramientos también fueron para el espacio que gusta llamarse Pluralistas Independientes (cuya “independencia” se acerca a Nuevo Espacio/Nuevo Sociales – Ex Franja Morada – Rectorado), liderado por Alejandro Enrique, quien recibió su flamante designación como JTP en la materia Metodología de la Investigación y la Evaluación. Lorena Escobedo, integrante de esta lista, también fue nombrada como ayudante de la asignatura Psicología del Trabajo, de la cátedra Hernández. Y el ascenso también le llegó a Viviana Vega quien adquirió el cargo de titular.

No se cuestiona en concreto que Enrique o Vega tengan posibilidades de ascenso o que tal o cual graduado/a pueda acceder a un cargo docente. Justamente, si hay algo que caracterizó a Democratización RT en estos nueve años de existencia es discutir las condiciones de trabajo docente más allá de las pertenencias y los apoyos.

Lo que se señala es la absoluta discrecionalidad en las designaciones cuyo único criterio unificador es el apoyo político a Sandro. Así pasó con estudiantes y graduados de la UES designados como docentes en el también bochornoso proceso de aprobación de materias optativas para el año 2018. Tal es la degradación de la tarea docente que una consejera de la UES agradece públicamente a su agrupación “haber confiado en ella para tareas docentes en una materia optativa”. ¿Más aclaraciones?

Para tener el panorama completo, no es casual que los primeros concursos que la Carrera propuso sean los de Vega y Senén González de la misma línea de apoyo político. Una vez más, no se cuestiona que las mencionadas deban o no concursar sus cargos. Sino, que los ascensos, concursos y designaciones docentes estén atadas a apoyos políticos a Sandro, de manera más o menos explícita. Es decir, ¿qué hace que estos concursos sean más importantes que muchos otros pendientes? ¿Qué hace que esta designación sea más urgente que otra? ¿qué hace que el salario para Ambruso – sin trayectoria ni antigüedad docente en esa materia- sea más importante que el salario para la cantidad de docentes que hace años trabajan ad honorem? ¿qué hace que para algunas cátedras se reconozca el trabajo que se viene haciendo en su coordinación y dirección y a otras no? La respuesta es simple y obvia: el apoyo político a Sandro.

Tal como señalamos en el momento de la campaña, el tándem Alejandro Enrique – Hernán Sandro no aporta nada nuevo bajo el sol. Ambos provienen del espacio de Angélico. Ambos tuvieron cargos y distintos puestos de decisión en la Carrera y en otros espacios (rectorado para el caso de Enrique) desde hace mucho tiempo. Ambos siguen las mismas prácticas oscurantistas de lo peor de la política universitaria. Ambos pretendieron “nacer” en el año 2017 sin pasado y, fieles al clima de época nacional, ambos se presentaron como “la nueva política” ante las anteriores “prácticas mafiosas y corruptas”. ¿Les suena? Para que esa mentira descomunal pueda ser posible es necesario comprar opositores y/o perseguir difamar o robarse los espacios de comunicación de los espacios cuyos integrantes no están a la venta.

Dados estos hechos escandalosos, nos queda claro el criterio que utiliza la gestión Sandro para “priorizar” determinadas designaciones y no otras que se reclaman desde hace tiempo. ¿Por qué estas ABM no son tratadas en la Junta de Carrera, tal como lo dispone la reglamentación y (reiteramos) la actual Secretaria Académica, se comprometió a realizarlo? ¿Debemos creer que es pura casualidad que los nombramientos sean siempre para personas afines a la gestión de Sandro? ¿En dónde queda la evaluación de antecedentes académicos, el reconocimiento al trabajo realizado  y la equidad interna? Consideramos que este tipo de prácticas constituye una absoluta degradación de la carrera docente ya que, se priorizan docentes sin la experiencia que avale el dictado de determinadas materias por amiguismo político aun cuando hay otrxs docentes ejerciendo en el cargo sin la designación correspondiente. Por otro lado, no agotar los pasos institucionales previos para este tipo de designaciones atenta contra los procesos democráticos y de participación tan necesarios en nuestra carrera.

Las necesidades y el estado de situación de las materias de nuestra carrera los desconocemos ya que la Dirección -de manera sistemática- se niega a publicar la estructura de las cátedras, a pesar de los reiterados pedidos realizados por Democratización RT. Como se puede apreciar en las fotos que presentamos, la estructura de cátedras está, lo cual es obvio. La gestión de la Carrera no la quiere mostrar porque ese oscurantismo le permite decidir discrecionalmente los nombramientos docentes para afines a su lista por encima de otras situaciones no visibilizadas.

En este marco, es imposible establecer seriamente criterios, prioridades y necesidades para las designaciones en nuestra carrera de manera transparente y democrática y, más difícil aún, sostener el discurso de una supuesta “prioridad” para RT.

El discurso de campaña de los “prioritarios” – armado con cuatro flyers- consistió en mostrar una desventaja de RT respecto de otras Carreras con respecto a los recursos. Tal como manifestamos en numerosas oportunidades, siempre estaremos al lado de la gestión reclamando lo que corresponda para nuestra Carrera pero al tiempo que exigimos equidad externa, demandamos transparencia absoluta y equidad interna. En estas condiciones de reparto político discrecional, nada garantiza que más recursos mejoren la calidad académica de nuestra Carrera ni las condiciones de cursada de nuestros/as estudiantes.

Desde nuestro espacio asistiremos a la próxima sesión del CD del martes 09/10, para dejar asentada nuestra postura y solicitar que el expediente vuelva a la Carrera, para su correcto tratamiento en la Junta. Al mismo tiempo, convocamos a lxs estudiantes, graduadxs y docentes de nuestra carrera a que nos acompañen, entendiendo que lo sucedido representa un atropello a los intereses de la comunidad académica de RT en su conjunto.