Hoy, 15 de junio, se cumplen 100 años de la Reforma Universitaria de Córdoba, protagonizada por el movimiento estudiantil que luchó por la autonomía y el co-gobierno y reivindicó la función social de la universidad.

A 100 años, defendemos la universidad pública, no arancelada y de ingreso irrestricto frente a los ataques recibidos por diferentes funcionarios del gobierno actual. Las universidades nacionales son espacios donde se forman profesionales comprometidos con la sociedad y donde se construye pensamiento crítico.

En este centenario también reflexionamos sobre lo que queda pendiente: lograr una universidad más democrática e inclusiva. Más democracia implica un claustro único docente, la apertura de concursos y la representación de los trabajadores no docentes en los órganos directivos, así como también finalizar con la tercerización precarizante. Significa repensar el voto indirecto y ponderado de las autoridades. Más inclusiva para fomentar la permanencia de lxs estudiantes, atendiendo a sus particularidades e implementando los mecanismos necesarios para evitar la deserción.

Hoy, hacemos nuestras las palabras de los estudiantes del ’18:

Desde hoy contamos para el país una vergüenza menos y una libertad más. Los dolores que quedan son las libertades que faltan. Creemos no equivocarnos. Las resonancias del corazón nos lo advierten: estamos pisando sobre una revolución, estamos viviendo una hora americana.”

Link al Manifiesto Liminar: https://www.unc.edu.ar/sobre-la-unc/manifiesto-liminar

imprimir