Hoy se cumple un nuevo aniversario del último golpe cívico-militar que sufrió nuestro país, fecha que nos convoca a reflexionar sobre la reconfiguración social, económica y política que el Proceso de Reorganización Nacional significó para las clases populares.

La redistribución regresiva del ingreso puesta en marcha produjo una transferencia de ingreso desde los sectores trabajadores hacia la élite más concentrada del poder. Este escenario fue posible mediante el uso del terror, la violencia física y las desapariciones forzadas, en un esfuerzo disciplinador para neutralizar un sector popular organizado y activo políticamente. Esta maquinaria de tortura y represión implicó la transformación de la relación de fuerza en los lugares de trabajo. La clase dirigente empresaria no sólo apoyó a las Fuerzas Armadas, sino que fue cómplice señalando a los activistas y delegados, así como también prestando establecimientos propios para la utilización de éstos como centros clandestinos de detención.

En un contexto actual de retroceso en materia de derechos humanos, y en el cual se observan maniobras mediáticas de sectores políticos que buscan relativizar el horror de la última dictadura y exaltar operaciones policiales de gatillo fácil, nos pronunciamos más fuerte que nunca por la defensa de la democracia, por la memoria, la verdad y la justicia.

Por ello, lxs estudiantes, docentes y graduadxs que integramos el Espacio Democratización RT, convocamos a marchar en unidad:

  • Contra cualquier forma de represión por parte del Estado
  • Por el fin del gatillo fácil
  • En repudio a los despidos y el avasallamiento de los derechos de los trabajadores
  • Por la concientización del derecho del trabajo como un derecho humano
  • Por la libertad de lxs presxs políticxs
  • Para que no haya ningún genocida con prisión domiciliaria
  • Por Santiago Maldonado, Rafael Nahuel, Facundo Ferreira
  • Por nuestrxs 30.000 compañerxs detenidxs desaparecidxs
imprimir