La gestión de la Carrera Relaciones del Trabajo anunció para el día 2 de mayo  la inauguración de una “cátedra abierta” sobre Trabajo Decente coordinada por Héctor Angélico.

Los graduados, docentes y estudiantes que integramos el Espacio Democratización RT estamos a favor de toda iniciativa académica que permita fortalecer los lazos al interior y hacia fuera de nuestra comunidad académica. Ahora bien, nos oponemos a hablar de trabajo decente “hacia afuera”, desconociendo los problemas de nuestros trabajadores docentes, en especial, productos, en algunos casos, de la discrecionalidad y arbitrariedad que en la práctica llevan a cabo quienes algunos de los cofundadores de la mencionada asignatura que la Dirección de la Carrera presentará.

Quiénes somos y  qué hicimos desde que nos constituimos como minoría graduada, en 2009

Si bien muchos de nosotros tenemos una larga trayectoria de trabajo en nuestra comunidad en pos de la mejora de nuestra carrera y profesión, nos hemos constituido como Espacio y presentado como opción política en el año 2009, enarbolando tres consignas unificadoras de la diversidad existente al interior de nuestra agrupación: democratización, institucionalización y articulación para la carrera Relaciones del Trabajo.

Hemos dado sobradas muestras de acciones durante todo el año pasado presentando proyectos y propuestas de mejora [1] dentro de la capacidad de acción posible como minoría graduada con presencia en la Junta de Carrera, soportado estoicamente las exclusiones, discriminación y continuos hostigamientos a los que fueron sometidos nuestros consejeros electos por parte de la actual gestión de la Carrera.

Cuando agotamos todas las vías posibles de diálogo sincero en nuestra Carrera, nos presentamos dos veces en el Consejo Directivo de nuestra Facultad y nos reunimos con el Decano Sergio Caletti para dejar asentada la situación [2].

Pese a ello, la gestión de la Carrera a cargo de Stella Escobar, Héctor Angélico y los consejeros por la mayoría difunden al interior de nuestra comunidad académica y en toda la Facultad la falsa imagen de “un grupo conflictivo que no deja gestionar”. Paralelamente se reúnen por fuera de la Junta de Carrera a resolver cuestiones que atañen a su razón de ser, como ser la discusión sobre la distribución de los escasos recursos para los docentes.

Como especialistas actuales y futuros en Relaciones del Trabajo y estudiosos de la historia de los trabajadores y de los movimientos sociales y políticos, no nos llama la atención esta actitud. Presentar como “grupo conflictivo”  a quien cuestiona las bases de constitución de la estructura de poder o que se propone visibilizar los mecanismos de disciplinamiento social no es ninguna novedad. Lo que llama la atención, en todo caso, es que integrantes de nuestra Carrera (y Facultad) que estudian y escriben sobre estos mismos mecanismos presentes en “grandes empresas multinacionales” por parte del capital, mantengan un silencio cómplice frente a las actitudes de la gestión hacia nuestro Espacio en general y hacia algunos docentes que lo integran en particular.

¿Qué proyectos presentó este año el “grupo conflictivo que no deja gestionar”?

Luego de reiteradas solicitudes para que se diera inicio a la sesiones de Junta de Carrera, sin obtener respuesta alguna, la gestión de la Carrera comunicó a los consejeros de junta que se realizaría la primera reunión un día viernes de Abril a las 19 horas la realización de la misma en un lapso de 48 horas. Nótese que antes del inicio de sesiones, tal como hiciera el año pasado, la Directora Stella Escobar presentó pedido de modificaciones docentes en el Consejo Directivo, sin mandar ningún correo institucional a todos los profesores para que hicieran las presentaciones correspondientes a sus respectivos pedidos.  En algún caso, NO RESPONDIÓ a profesores concursados a cargo de cátedras que solicitaban información respecto de cuándo presentar sus solicitudes de cargos docentes, lo que supone un trato discriminatorio contrario a los principios que rigen al “trabajo decente”.

Junta 2011

ProyectoSíntesisRazones /ObjetivoActitud de la gestión y los consejeros por la mayoría
Certificación de cursos de agrupaciones de estudiantes y graduados de la carrera de Relaciones del TrabajoQue todas las agrupaciones que lo deseen puedan presentar cursos gratuitos, se analice su contenido enla Junta de Carrera y se emitan certificados.La gestión tenía como práctica habitual ofrecer certificados por “cursos gratuitos” antes de las elecciones solamente a la agrupación UES, en muchos casos dictados por consejeros de su extracción política. Sin ningún análisis de los contenidos académicos impartidos y ejerciendo un trato discriminatorio hacia otras agrupaciones y uso arbitrario de la “certificación”La mayoría afín a la dirección y la Dirección de la carrera no quiso tratar el proyecto. Se había presentado también durante año 2010 y había corrido la misma suerte.
Pautas complementarias de regulación del funcionamiento de Junta de Carrera de Relaciones del TrabajoLas pautas que complementan el reglamento de Juntas de Carrera de la facultad postula grabar las sesiones  socializar su contenido a toda la comunidad académica, difundir el orden del día y las fechas de Junta a toda la comunidad académica, circular previamente a los consejeros la documentación sobre temáticas que se trate en las juntas; reprogramar las sesiones no realizadas por falta de quórum para la semana siguiente, entre otras cuestionesLa gestión vacía de contenido la Juntade Carrera. No se cumple con la resolución del Consejo Directivo. Tergiversa y oculta información.No fue tratado ni discutido su contenido. Durante todo el año 2010 intentamos infructuosamente llegar a acuerdos. Véase a modo de síntesis en nuestro sitio Web la “Carta Abierta al Consejero Andrade”[1].
Fortalecimiento y articulación de la investigación social de

estudiantes y graduados de la Carrera Relaciones del Trabajo

Relevamiento de los estudiantes y graduados que realizan investigación social, creación de una Revista Relaciones del Trabajo (algunos integrantes sostenemos esta propuesta desde hace seis años), reuniones de articulación entre cátedras, publicación de monografías de estudiantes.Tergiversación y manipulación de la información por parte de la gestión de la Carrera. Invisibilización de las prácticas que ya realizan muchas cátedras en nuestra Facultad y exclusión expresa de sus docentes a cargo.No tratamiento

¿Qué otros pedidos realizamos en la Junta de Carrera de este año?

  • Solicitamos sea puesta a disposición de la Junta de Carrera toda la información relativa a las modificaciones docentes tratadas en la Comisión de Enseñanza del día 22 de marzo sin previo paso por la Junta de Carrera; y se indiquen asimismo las razones por las cuales no se informó con anterioridad a todos los profesores para que pudieran hacer su solicitud en tiempo y forma.
  • Composición y programación de las comisiones de Docencia y Concursos y de Seguimiento y Evaluación Curricular para el tratamiento de los temas de su competencia.
  • Informe sobre las razones por las cuales el proyecto de acciones de institucionalización de nuestra Carrera presentado por este Espacio y con dictamen de la Comisión de Seguimiento y Evaluación Curricular no fue ejecutado el año pasado por la gestión de la Carrera.

Este es un proyecto crucial para el fortalecimiento de nuestra Carrera y disciplina y es el  único tratado con dictamen de comisión durante todo el año 2010. Allí se acordó que la Dirección de la Carrera realizara gestiones al interior de nuestra Facultad, en la UBA y otros organismos para que el nombre de nuestra Carrera y disciplina apareciera en todos los formularios institucionales. En la actualidad, los becarios que se presentan a becas CONICET deben hacerlo en la categoría “sociología y demografía”. Esto hace que la producción académica llevada adelante por nuestros estudiantes y graduados sea invisible tal como se puede apreciar en el informe UBA.

¿Qué intentamos infructuosamente durante todo el año 2010?

Que la gestión de la Carrera Relaciones del Trabajo otorgue a la Junta de Carrera el lugar que le corresponde, según resoluciones del Consejo Directivo, tal como sucede en otras carreras de nuestra Facultad.

En especial, pero no únicamente, que todos los temas referidos a los escasos recursos para docentes y cátedras se resuelvan de modo público y colectivo en los órganos destinados a tal efecto (Junta de Carrera y Comisión de Junta que trata las temáticas de docencia y concursos)

El año pasado solicitamos en reiteradas oportunidades:

  • pedidos de informes sobre la composición docente de todas las cátedras, su vinculación con los problemas de inscripción de los estudiantes a las materias.
  • que se discuta ampliamente el Plan de Estudios.
  • que se traten colectivamente los problemas de mejora de la inserción profesional en todos los campos.
  • que se culmine con las prácticas de mercantilización (venta de cursos otorgados a algunos docentes de modo arbitrario en la Carrera y en la Secretaria de Extensión).
  • que se mejore la inserción de los graduados en las cátedras.
  • que se haga un mapa exhaustivo de los estudiantes y graduados que realizan investigación social:
  • que se realicen reuniones de articulación entre cátedras.

Entre otras iniciativas, sin obtener respuesta favorable, ni siquiera contestación por escrito a todos estos pedidos.

¿Qué consecuencias tiene el hecho de no discutir los temas docentes de modo público en el seno de la Junta de Carrera?

Una de las principales consecuencias, es la arbitrariedad y absoluta discrecionalidad en la designación de cargos docentes, llamados a concurso y designación de jurados.

Asimismo, se favorece el trato discriminatorio e inequitativo hacia docentes que no comulgan con los modos de proceder de la Dirección actual de la Carrera. En contraposición, se dan situaciones de docentes con trayectorias “meteóricas” que acumulan cargos y recursos y “pasan” de una materia a otra, vinculados a listas del espacio político de Angélico – Escobar – Vega, versus el deterioro de las condiciones de trabajo y el retraso sistemático de la carrera académica de otros docentes con trayectoria, con especial énfasis en los graduados.

Ambas situaciones, comprobables con datos documentados y que caracterizamos como sistemáticas dado que encontramos antecedentes  desde la gestión de Héctor Angélico a cargo de la Dirección de la Carrera, son absolutamente incompatibles con los principios rectores del “Trabajo Decente” en términos de la Organización Internacional del Trabajo.

¿Qué hace la gestión de la Carrera Relaciones del Trabajo para acallar nuestra voz respecto a la arbitrariedad con que maneja los temas docentes desde hace años?

Lleva a cabo acciones sistemáticas de hostigamiento, que incluye una continua difusión de rumores y acciones de discriminación a nuestros consejeros y Espacio, impidiéndoles ejercer sus funciones y excluyéndolos de temas de su competencia. Así, por ejemplo, los integrantes de nuestro Espacio, muchos de ellos docentes concursados que integran proyectos de investigación en nuestra Facultad y forman estudiantes y graduados, se enteraron por el pizarrón de la agrupación estudiantil UES de la intención de la organización del II congreso Internacional de Relaciones del Trabajo.

La gestión de la Carrera Relaciones del Trabajo no envió un solo correo institucional para informar de su intención de organizar el Congreso pidiendo la participación abierta para la co organización a las cátedras. Tampoco lo hizo respecto de la  llamada cátedra abierta de “Trabajo Decente”.

Excluir a trabajadores docentes que hacen investigación desde hace años en la Carrera en temas de su competencia y de informaciones que podrían mejorar sus condiciones de trabajo, es una práctica que se incluye en los indicadores de “maltrato laboral” incompatibles con los principios del “Trabajo Decente”.

Sobre la “coordinación” de Héctor Angélico y la opción por cinismo asumido[4]

Los estudiantes graduados y docentes que integramos el Espacio Democratización RT nos pronunciamos en contra de la coordinación de una cátedra de “Trabajo Decente” por parte de Héctor Angélico, no por cuestiones de índole personal, sino por sus prácticas concretas en el seno de la Carrera Relaciones del Trabajo. Su gestión, tanto en la Carrera como en el Consejo Directivo, más que mejorar la situación institucional de la Carrera y sobre todo de sus estudiantes y graduados, ha tendido en el curso de los años a mejorar notablemente su situación personal y las de sus compañeros de lista, al calor de las disputas y alianzas políticas al interior de la Facultad (y político partidarias hacia su exterior).

No tenemos objeción alguna sobre pertenencias políticas partidarias de nadie. Nos parece muy bien que en la Carrera existan muchas opciones políticas puesto que de eso se trata la pluralidad. Lo que rechazamos es la utilización de la retórica falaz del beneficio “de todos” para cuidar sus propios intereses particulares. El “hacer como que” se hace aquello que no se hace. Para hacer “como que” se cuida el interés de la carrera cuando se está poniendo el énfasis en el interés propio.

Si durante los últimos diez años Héctor Angélico se hubiera dedicado efectivamente a la mejora de la situación de nuestra Carrera y de la inclusión de estudiantes y graduados a la vida de nuestra facultad, no estaríamos redactando este comunicado que intenta brindar algo de claridad a la confusión prevaleciente.

¿Por qué razón  entonces tiene que “coordinar” y tener a cargo tantas funciones, materias y cargos a la vez? ¿Tan pocos profesores y docentes graduados capaces encontramos en nuestra Carrera?

Veamos algunos ejemplos de las “coordinaciones” anteriores de Héctor Angélico.

1) Inexistente “Comisión de Investigación”

En el año 2006, mediante una resolución del Consejo Directivo, se creó la “comisión de investigación”. Muchos de los que hoy integramos el Espacio vimos con cierto escepticismo la iniciativa, conociendo la práctica concreta de su principal impulsor. Aún así, fieles a nuestros principios de generación de mejoras para nuestra carrera intentamos participar pero nos encontramos con la realidad de que tal comisión no existe en la práctica.

El único cargo de la “comisión” que se conoce es, como no podría ser de otro modo, el de Héctor Angélico.

Se realizó UNA sola reunión de una hora y 15 minutos el día 24/4/2008. No se envío ninguna síntesis ni se realizó ninguna otra convocatoria.

En esa reunión, una graduada, hoy integrante de nuestro Espacio planteó la necesidad de articular el trabajo de la comisión con  las cátedras que realizan investigación y de dar un lugar importante a estudiantes y graduados en ella.

En seis años, no se hizo absolutamente nada. Ni siquiera se cuenta con un relevamiento de los estudiantes y graduados que realizan investigación social ni de las cátedras que la alientan. Y si existe, no es utilizado para una finalidad que fortalezca el ámbito académico de inserción profesional de nuestros graduados. Más bien, Héctor Angélico se ha ocupado de esconder de modo sistemático a quienes trabajan para ello.

En seis años, con el nombre de la inexistente “comisión” se llamó institucionalemte a tres eventos: dos para la presentación de dos proyectos UBACyT en los que participó por supuesto Héctor Angélico como invitado estelar y a una (poco clara) reunión de “presentación de monografías” en la que no se invitó a todas las cátedras. Se hizo hablar a profesores que se presentaron sin estudiantes (Héctor Roudil por ejemplo) dejando para último momento (cerca de las 21 hs) a estudiantes de otras cátedras que estaban desde inicios de la tarde ansiosos por presentar sus trabajos realizados en el seno de la cursada de alguna de las materias obligatorias.

2) Inexistente Observatorio de la Economía Social y Solidaria para la Transferencia de Tecnología Social

Héctor Angélico fue hasta el año 2010 coordinador de otro misterioso observatorio del que se desconoce su existencia real. A comienzos del año 2010, cedió su lugar de coordinación a una docente que revista en una de las cátedras optativas en las que él participa.

En referencia a ese observatorio, como minoría graduada y espacio político con presencia en la carrera, solicitamos en reiteradas oportunidades por Mesa de Entradas y en términos personales  información sobre[5]:

  • Origen del Programa, documentación escrita relativa a su creación, regulación, objetivos, estructura de funcionamiento, existencia y tipos de financiamiento presentes o posibles, relación con la Carrera Relaciones del Trabajo, integrantes e informes de gestión.
  • Mecanismos previstos para la participación e ingreso de estudiantes, graduados y docentes de la Carrera Relaciones del Trabajo.

¿Qué sentido tiene un observatorio en la Carrera Relaciones del Trabajo o una “comisión de investigación” o cualquier otro órgano que no haga público su accionar e invite e incentive a la participación de toda la comunidad académica de Relaciones del Trabajo?

3) Coordinador de la organización del CEIRET (supuesto nuevo Centro de Estudios en Relaciones del Trabajo)

No obstante haber quedado demostrado el fracaso de sus “coordinaciones”, Héctor Angélico es designado por el Consejo Directivo de la Facultad miembro coordinador organizador del CEIRET.

Por supuesto que ninguna de estas “coordinaciones” fue ni siquiera notificada a la Junta de Carrera. Aún cuando la Dirección actual tiene 13 de un total de 15 consejeros titulares, opta por el desconocimiento sistemático de ese órgano creado por nuestro Consejo Directivo.

¿Qué solicitamos desde Democratización RT sobre el “CEIRET” tomando en cuenta los antecedentes de prácticas autoritarias y excluyentes de Héctor Angélico?

  • Documentación escrita relativa a su creación, regulación, objetivos, dependencia orgánica, lugar de funcionamiento, reglamento, fundamentos de la designación del Prof. Angélico, criterios para la designación de sus integrantes y propuesta de conformación del Comité fundador.
  • Mecanismos previstos para la  participación e ingreso de estudiantes, graduados y docentes de la Carrera Relaciones del Trabajo.

Al día de hoy no obtuvimos ninguna respuesta. Ni siquiera hemos discutido en la Junta de Carrera acerca de la necesidad o conveniencia de crear un nuevo Centro de Investigación.

Podríamos haber tratado una posible la vinculación sistemática de la Carrera Relaciones del Trabajo con el CEIL (Centro de Estudios e Investigaciones Laborales dependiente del CONICET), institución a la cual pertenecen numerosos docentes de nuestra carrera, incluido el Sr. Angélico.

Muy por el contrario, Héctor Angélico no ha tenido ninguna política sistemática, abierta y participativa para facilitar  la inclusión de graduados con intereses de inserción profesional en el ámbito académico en dicha institución.

Si no hay ninguna intención oculta, ni espuria, sino se trata sólo de mejorar sólo su carrera política dentro y fuera de la Facultad y sus ingresos individuales ¿por qué no se invita a la participación de todas las cátedras? ¿Por qué no se hace pública la información? ¿Por qué no se presentan las propuestas en el lugar que corresponde que es la Junta de Carrera?

Otras consideraciones para reflexionar sobre la contradicción que simboliza que Héctor Angélico funde una cátedra sobre Trabajo Decente

Como ya denunciamos en nuestro Consejo Directivo, Héctor Angélico propició que la oferta de  materias optativas de la Carrera Relaciones del Trabajo NUNCA se trataran en la Junta de Carrera. No se llamó jamás a la presentación de propuestas de asignaturas por parte de otros profesores de la Carrera, lo que, una vez más, supone un trato discriminatorio no compatible con los principios rectores del trabajo decente.

Por el contrario, se crearon materias nuevas para profesores externos, sin siquiera ofrecer la opción de presentación a los docentes que desde hace años trabajan en pésimas condiciones para formar a nuestros egresados y sostener nuestra Carrera. Veamos algunas mínimas consecuencias de este accionar.

Héctor Angélico participó desde los inicios de la materia “De la Globalización a la Economía Solidaria” al igual que Héctor Roudil. Por razones que se desconocen, salvo las personales, decidió crear “otra” materia optativa de similares contenidos llamada “Las Relaciones del Trabajo en las formas Asociativas… ()” donde también tiene un cargo docente.

Asimismo, tuvo un cargo docente en la materia “La flexibilidad laboral en el contexto de las empresas: un abordaje a partir de la realidad socio laboral” que luego “cambió” sin ninguna discusión académica abierta y participativa por la creación de otra nueva materia optativa a su cargo: “Relaciones del trabajo y gestión laboral en las pequeñas y medianas empresas. Un abordaje de la realidad sociolaboral desde la perspectiva de los actores” en la que Stella Escobar posee un cargo de Profesora Adjunta.

Según el volante reciente de una agrupación, en esa materia también sería “docente” Mariana Nogueira, su fiscal de lista de la última elección.

Llama la atención la meteórica Carrera académica de la actual Directora Stella Escobar quien habiendo sido nombrada por primera vez después que muchos otros graduados docentes de la Carrera, en el curso de pocos años, accedió a un cargo de JTP y de Adjunta en dos materias optativas.

Este es sólo un pequeño ejemplo de los datos con que contamos. En breve elaboraremos un exhaustivo informe de la situación docente en nuestra Carrera.

Lo extraño es que tamaño descalabro no llame ni siquiera la atención de las autoridades de nuestra Facultad ni de los miembros del Consejo Directivo.

Conforme a las prácticas habituales del grupo a cargo de la gestión, podemos demostrar con documentación de los últimos diez años, la relación directa existente entre la participación en las listas de la gestión y el mejoramiento en las condiciones particulares de vida y trabajo de los docentes involucrados, lo que también tiene bastante poco que ver con los principios rectores del “trabajo decente”.

Las pocas veces que se lograron mejoras generales para la situación de los trabajadores docentes de la carrera, con criterios más o menos objetivos fueron cuando se trataron los programas de rectorado (como fue el caso de los cargos PREDAH, cuyo principal objetivo fue regularizar la situación de docentes Ad Honorem)

Por otra parte, a diferencia de muchos docentes que ,sin ningún recurso, llevan adelante prácticas de investigación en el seno de la Carrera, Héctor Angélico tiene una dedicación exclusiva [6] y aún así durante el año pasado cobró por un cargo de coordinación docente en la Secretaria de Extensión casi $40.000. En la misma resolución, encontramos a Mariana Nogueira, fiscal de lista de Stella Escobar antes mencionada y ¿docente? en la materia optativa en la que Escobar es Adjunta,  cobrando por un cargo similar de “coordinación docente”[7].

A modo de cierre

En este escrito intentamos señalar las contradicciones entre el discurso y la práctica concreta de quienes manejan la Dirección de la Carrera desde hace varios años, sea directamente detentando el cargo de Director o a través de personas electas que forman parte de su núcleo cercano. A partir de todos los argumentos que esgrimimos, se puede observar cómo se ha generado un sistema de reparto absolutamente discrecional de recursos que funciona alrededor de la figura y decisiones particulares de Héctor Angélico y sus aliados incondicionales, el cual incluye a la Secretaria de Extensión (el actual secretario Alejandro Enrique pertenece al mismo espacio, fue consejero de junta por la mayoría y es docente en la cátedra de Viviana Vega;  Erica Clemente también forma parte de la Secretaría de Extensión y es consejera de junta por graduados a pesar de no haber presentado un solo proyecto en la Junta de carrera durante su último mandato y ha boicoteado de modo sistemático todas las iniciativas que presentamos para mejoras de los graduados).

Todos los ejemplos de acciones descritas en este documento contrastan con prácticas decentes en general, y alejan las condiciones de trabajo de numerosos docentes de nuestra carrera, de los principios de trabajo decentes que se busca fortalecer con la creación de  la cátedra abierta sobre la temática.

Como docentes, estudiantes y graduados comprometidos con nuestra carrera, es nuestro deber informar a la comunidad académica sobre estas cuestiones, y apostamos a que la socialización de la información sobre ella, la fortalezca poco a poco.

DEMOCRATIZACIÓN RT
Estudiantes, Graduados y Docentes en Relaciones del Trabajo

[1] Para mayor información, consultar nuestro sitio web http://democratizacion-rt.com.ar/
[2] Carta al Decano de la Facultad de Ciencias Sociales
[3] Carta Abierta al Consejero Docente Alberto Andrade
[4] Dice Paulo Freire: “Es preciso que lo que hago no contradiga lo que digo. Es lo que hago lo que habla de mi lealtad o no hacia lo que digo. En esa lucha entre el decir y el hacer, en la que debemos comprometernos para disminuir la distancia entre ambos, es posible tanto rehacer el decir para adecuarlo al hacer como cambiar el hacer para ajustarlo al decir. Por eso es que la coherencia finalmente fuerza una nueva opción. Si en el momento en que descubro la incoherencia entre lo que digo y lo que hago – discurso progresista, práctica autoritaria -, reflexionando a veces con sufrimiento, aprehendo la ambigüedad en que me encuentro, siento que no puedo continuar así y busco una salida. De esta forma una nueva opción se me impone. O cambio el discurso progresista por un discurso coherente con mi práctica reaccionaria o cambio mi práctica por una democrática, adecuándola al discurso progresista. Finalmente, existe una tercera opción: la opción por el cinismo asumido que consiste en encarnar lucrativamente la incoherencia”.
[5] Pedidos de informes presentados por DEMOCRATIZACIÓN RT el 23/06/2010 a la Dirección de la Carrera
[6] Las dedicaciones docentes exclusivas otorgan salarios máximos dentro de la escala y exigen a quienes los detentan realizar tareas de docencia e investigación, sin poder detentar otro trabajo dado el compromiso de dedicación full time.
[7]https://docs.google.com/viewer?a=v&pid=explorer&chrome=true&srcid=0B3giKU_iL9MeYjFjYWJlMjYtMWNhOS00YWFlLTljOTctMzJhOGJkNDRhYzg2&hl=es&authkey=CJ7v_ZkN

imprimir