En agosto del año pasado presentamos una nota a la Dirección de la Carrera porque desde la gestión se encontraban haciendo uso de sus colores partidarios para las comunicaciones de carácter institucional. Es menester recordar que la Carrera es de toda la comunidad académica, no de la gestión de turno. Utilizar las herramientas institucionales, con financiamiento público, para hacer marketing electoral para una agrupación es un hecho grave. Esta es una práctica muy propia de la gestión PRO de Mauricio Macri, que pinta de amarillo la ciudad de Buenos Aires. ¿Acaso Prioridad RT pretende asemejarse al PRO? Esto no sería ninguna sorpresa considerando la alianza manifiesta que esta agrupación sostiene con la conducción de la carrera de Ciencia Política y funcionarios de la Facultad y del Rectorado, militantes de Cambiemos. 

Este año, en las semanas previas a las elecciones de nuestra facultad, presentamos ante la Junta Electoral una nota haciendo saber que la Carrera Relaciones de Trabajo planificaba y difundía una batería de actividades con el sello de nuestra Carrera y ofrecía “certificación institucional”, para beneficio de su agrupación, en plena campaña electoral. No es menor que varias de dichas actividades se presentaron como “primer encuentro de…”. 

Cabe destacar que el artículo 64 quater del Código Nacional Electoral indica expresamente que en momento de campaña las autoridades que ocupan los cargos públicos deben abstenerse de realizar acciones que promuevan la captación del sufragio a favor de ninguno de los candidatos. Sin embargo, el reclamo tuvo poca trascendencia entre las autoridades de la Facultad, ya que se no hubo una resolución expresa por parte de la Junta y estas prácticas continuaron sin el menor reparo.

En esta oportunidad, notamos que la gestión decidió hacer de la Carrera un bunker político, posicionando el banner de Prioridad RT al lado de la Dirección, desde las elecciones hasta el día de hoy. De esta manera, una agrupación se apropia de espacios institucionales, que pertenecen a quienes formamos parte de toda la comunidad erreteana. La Carrera Relaciones del Trabajo trasciende cualquier gestión, cualquier espacio político. No tiene dueños, ni tiene nombre y apellido de una persona particular. Somos los y las estudiantes, graduados/as y docentes quienes hacemos y construimos la Carrera en nuestro quehacer cotidiano.

Esta maniobra excluyente constituye una muestra más de la violencia simbólica e institucional que ejerce la actual gestión sobre aquellos/as que no formamos parte de dicha agrupación. Estas prácticas perversas no son hechos aislados, sino que se encuentran acompañadas por acciones tales como el robo del grupo Facebook fundado y creado por el equipo de prensa de Democratización RT por parte de un actual funcionario de la facultad y asesor principal del director. 

No queremos una carrera de color verde. No queremos una carrera que solo realiza actividades con fines electorales. La queremos inclusiva y respetuosa de la diversidad. Queremos una carrera de y para todos /as.

imprimir