Difundimos y adherimos a la siguiente declaración:


Luego de la realización de una asamblea de docentes (profesores y auxiliares) considerablemente representativa de las distintas carreras e Institutos de la Facultad, una comisión allí designada redactó la siguiente declaración.

El mismo texto se hará circular por las listas de mails con el correspondiente link que permite las adhesiones de quienes así deseen hacerlo.

LA FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES FRENTE A LA CRISIS PROMOVIDA POR LAS AUTORIDADES DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

LA UBA DEBE CUMPLIR CON LA LEY 26.508

La decisión del Rectorado de la UBA de no respetar la ley 26.508 votada por unanimidad por el Congreso Nacional en el año 2009, anteponiendo el artículo de un estatuto elaborado en 1958, conlleva efectos muy gravosos para nuestro país:

1) Con el cese de los trabajadores de más de 65 años, el Rectorado de la UBA impugna un derecho laboral, desconoce las tareas de docencia, e investigación llevadas a cabo por ellos y los castiga, sencillamente expulsándolos de cargos legítimamente obtenidos. Esta disposición resulta violatoria de los derechos humanos, humillante, y en muchos casos, priva del necesario sostén económico y de la protección de la obra social universitaria, tanto para ellos como para sus equipos docentes.

2) La autonomía universitaria persigue garantizar la libertad académica; el Rectorado de la UBA la invoca para desconocer los derechos laborales consagrados en la ley vigente, razón por la cual, coloca a la universidad en una situación de excepción en comparación con la totalidad de las demás universidades nacionales, quiénes sí cumplen con la ley.

3) La apelación por parte de la UBA a una demanda de inconstitucionalidad de la ley 26.508, cuestionando los derechos adquiridos por los docentes universitarios, niega la soberanía popular y deja a los ciudadanos a merced de los poderes fácticos. A su vez, la resolución judicial ante dicha medida viene dilatándose por un año y medio, provocando una morosidad que facilita decisiones arbitrarias.

4) Precisamente cuando se postula que la ciencia debe favorecer la calidad de vida, aprovechar las capacidades científicas y tecnológicas que poseen las universidades y desarrollar una visión integral, inclusiva y sostenible del país, la UBA decide arbitrariamente dejar de lado a docentes e investigadores de larga y acreditada trayectoria.

5) Las cesantías a reconocidos docentes e investigadores de más de 65 años, constituyen una forma acabada de destrato institucional. Su exclusión implica omitir la contribución realizada al campo de las especialidades por parte de quiénes continúan activos en la producción de conocimiento y en la formación de investigadores. La medida implementada por el Consejo Superior y el Rectorado, no toma en cuenta, la demostrada responsabilidad ante los numerosos compromisos académicos e ignora las particularidades de cada caso.

6) Por último, consideramos que esta medida genera una profunda contradicción: por un lado, se han repatriado 850 investigadores, y simultáneamente, la UBA expulsa a quienes cuentan con la mayor experiencia y saberes acumulados.

En función de las razones enumeradas, solicitamos vuestra adhesión y conformidad para la publicación de la solicitada.

En función de las razones enumeradas,  solicitamos  vuestra adhesión y conformidad para la publicación de la solicitada.

Para enviar su adhesión escribir a: contra.las.cesantias.en.la.uba@gmail.com

imprimir