En Democratización RT estamos despidiendo este 2017, un año de crecimiento, aprendizaje y mucho trabajo, que nos deja un balance positivo por los avances propios, y un sabor amargo por la situación actual de nuestra Carrera y de las relaciones laborales en nuestro país.

A través de la representación de las graduadas Mariana Campos y Claudia Benítez, nuestra participación en la Junta de Carrera, a pesar de su escasa convocatoria por parte de la Dirección de la Carrera, se concretó en una serie de proyectos. En 2017 se presentó solicitud de estructura de las cátedras; declaración sobre la coyuntura de relaciones del trabajo; propuesta de discusión en la Junta de criterios para definir las materias optativas y de verano; proyecto para fortalecer y articular la investigación social de los estudiantes y graduados de la carrera. La mayoría de estas propuestas quedaron cajoneadas en las Comisiones de Trabajo de la Junta de Carrera. Más allá de la desidia de la Carrera y su intencional vaciamiento de la Junta, desde Democratización RT asumimos el compromiso de socializar lo que allí sucede (y lo que no), y de impulsar un funcionamiento serio, responsable y democrático  de este órgano representativo.

No se trata de una tarea fácil, en particular porque tanto la gestión como las agrupaciones que la apoyan se caracterizan por mentir a la comunidad académica. El momento emblemático del año, en este sentido, fue el tratamiento de las materias optativas.  

Por otra parte, en las elecciones ocurridas en el mes de septiembre, pudimos cosechar el trabajo realizado desde el 2009 y  dar un salto cualitativo. En esta oportunidad, presentamos como candidata a Silvia Garro y disputamos la Dirección de la Carrera. La confianza de estudiantes, docentes y graduadxs creció y se manifestó en el caudal de votos. Gracias a ello, DRT mantuvo su representación en el claustro de graduados y sumó un/a representante/a más en el claustro de estudiantes. En 2018 nos espera una nueva conformación de la Junta de Carrera, y la asunción de nuevas autoridades en la Facultad. Esperamos que cada actor político cumpla con los compromisos asumidos en período electoral, como ser el claustro único docente, y el pase a planta no-docente de los trabajadores tercerizados de limpieza.

A pesar de los logros de nuestro colectivo alcanzados este año, el contexto político y socio-económico de nuestro país, nos deja más preocupaciones que satisfacciones. El avance de medidas neoliberales, como la financiarización de la economía, la reforma previsional e impositiva, el proyecto de reforma laboral, así como también la criminalización de la protesta social, incrementada en los últimos meses, nos convoca a reflexionar críticamente sobre las consecuencias que produce en la calidad de vida de las clases trabajadoras.

Cerramos el 2017 con motivos para celebrar y con razones para (pre)ocuparnos. El 2018 nos encontrará trabajando por la democratización, la institucionalización y la articulación de nuestra Carrera. Lxs invitamos a sumarse a nuestros equipos de trabajo. ¡Salud!

imprimir