Nota de Tomás Lukin. 21 de mayo de 2013. Diario Página/12
Información de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del Indec.

Algunos datos estadísticos

  •  El desempleo aumentó hasta 7,9 por ciento en el primer trimestre del año. Representa una suba de 0,8 punto porcentual frente al mismo período del 2012, cuando la desocupación había llegado a 7,1 por ciento.
  • Los datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del Indec no evidencian una destrucción de puestos de trabajo, sino que el incremento del desempleo se explica por un aumento de la población que busca trabajo pero no logra conseguirlo
  • En total, 925 mil personas están desocupadas sobre una población económicamente activa de 11,6 millones de individuos en los 31 aglomerados urbanos que releva el Indec.
  • En el primer trimestre de 2013, la tasa de actividad subió hasta 45,8 por ciento, un aumento interanual de 0,3 punto, reflejando la incorporación de individuos al mercado de trabajo.
  • Por su parte, la tasa de empleo se mantuvo prácticamente estable en 42,2 por ciento, una baja de 0,1 punto, indicando que esos individuos que ingresan al mercado laboral no consiguen empleo.
  • En cuanto a la subocupación, las personas que trabajan menos de 35 horas a la semana y están dispuestos a trabajar más, aumentó de 7,4 a 8,0 por ciento.
  • Positivamente influye la continuidad de las políticas de ingresos –jubilaciones, asignaciones y salario mínimo– y el Gobierno apuesta a relanzar la construcción, un sector fundamental en el comportamiento del empleo, a través de la inversión de los fondos provenientes del blanqueo de capitales.
  • La desocupación más elevada se registró en Gran Córdoba, donde llegó a 10,8 por ciento, un aumento de 1,4 punto porcentual frente al mismo período del 2012.
  • En la ciudad de Buenos Aires el desempleo se disparó de 4,1 a 7,3 por ciento en términos interanuales, mientras que en Gran Paraná, Entre Ríos, el salto fue de 8,5 a 10,6 por ciento.
  • Otro indicador que permanece en niveles elevados es el empleo no registrado. Los últimos datos del Indec señalan que el 34,6 por ciento de trabajadores argentinos está empleado informalmente.

​*Enlace al artículo de Página/12.

imprimir