Entre el 9 y 11 de noviembre de este año se llevará a cabo el 2° Congreso Internacional del Relaciones del Trabajo, organizado por las autoridades de nuestra carrera. A pesar del orgullo que sentimos por la realización de una actividad de esta envergadura,  consideramos que sigue siendo una actividad excluyente para una gran parte de la comunidad académica de Relaciones del Trabajo pese a la falacia de los comunicados sobre la apertura a la participación a los que los integrantes de la gestión nos tienen acostumbrados.

Desde nuestra perspectiva, la organización y realización de un Congreso de nuestra disciplina debe conformarse como un espacio real de participación y formación para toda la comunidad académica de Relaciones del Trabajo, haciendo hincapié en la formación profesional de los estudiantes y graduados de la Carrera. Así se conforma también como una instancia de promoción e institucionalización de nuestra disciplina en la sociedad, a través del desarrollo de la investigación social como inserción profesional válida y como herramienta de desarrollo del conocimiento académico en relaciones del trabajo.

Sin embargo, la Dirección de la Carrera y su – misterioso – Comité Organizador están lejos de mostrar un espíritu de fomento a la participación y al aprendizaje.

 

¿Por qué decimos que no se trata de una organización abierta y participativa?

No se hizo ninguna reunión abierta convocando a la participación de estudiantes, docentes y graduados para la organización;

No se consultó a la Junta de Carrera ni se le otorgó ningún tipo de participación en la definición del Comité Académico y del Comité Organizador, ni de las formas y pautas de participación así como tampoco de las Comisiones de Trabajo;

Desde el anuncio de la realización del Congreso, los graduados representantes en la Junta de Carrera de Democratización RT nos ofrecimos a colaborar en toda aquella tarea necesaria para la organización y realización del Congreso. Sin embargo, fuimos excluidos por completo;

En una de las pocas Juntas de Carrera realizadas reclamamos la participación activa de los estudiantes, a lo que el consejero Roudil respondió “¿y los estudiantes que tienen que hacer en el Congreso?”. También hicimos notar la escasísima presencia de graduados en el Comité Académico conformado de manera arbitraria y discrecional;

Una vez avanzada la presentación de actividades a realizarse en el Congreso, solicitamos que amplíen la información necesaria para poder colaborar con la difusión de las actividades y las formas de participación en el mismo, como las fechas de presentación de resúmenes y trabajos o la conformación de coordinadores de las mesas abiertas a la participación. Sin embargo, no recibimos respuesta;

Se escondieron los nombres del Comité Organizador y de los Coordinadores de las Comisiones de Trabajo hasta último momento (presentación de la agenda definitiva). En la misma podemos observar con toda claridad el motivo de dicho ocultamiento. El misterioso Comité Organizador salió a la luz. Sus integrantes son:

Stella Escobar, Daniel Giorgetti, Viviana Dobarro, Héctor Angélico, Viviana Vega, Cecilia Senen González, Daniel Cieza, Ricardo Piñeyro Prins, Roberto Pompa, Luis  Aragón, Erica Clemente, Alejandro Enrique, Mariana Nogueira, Isabel Marzioli,  Carlos Melli, Viviana Gómez, Mariana Kelsey,  Lucas Ayala, Enzo Canade, Mario Cambas y Emilia Figueroa.

 

Todo el comité organizador está constituido por integrantes activos del espacio político de la gestión. La mayoría son, fueron o serán consejeros. Una vez más, la Dirección se olvida que un Congreso Internacional de la Carrera debe incluir en la práctica – y no solo en falaces comunicados- a todos y a todas, así como a todas las perspectivas. La exclusión de las minorías supone un trato discriminatorio.

Luego, solicitamos que se publique con la suficiente anticipación los requisitos para la presentación de resúmenes (abstracts) de trabajos y de proyectos para la realización de Talleres para fomentar la participación de graduados y estudiantes. Sin embargo, no recibimos respuesta y se publicaron las fechas de presentación de resúmenes de trabajos y proyectos de talleres con escasos 10 días de anticipación. Así también, la presentación de trabajos se fijó en una fecha a dos semanas con respecto a la presentación de resúmenes, a diferencia de lo que sucede habitualmente en los congresos nacionales e internacionales.

Ante esta situación y la consulta de varios estudiantes y graduados, pedimos una prórroga para la presentación de resúmenes, trabajos y proyectos de talleres. La misma, razonablemente, fue concedida, dando un mínimo plazo para la producción de ponencias.

Luego de la presentación de los resúmenes a las distintas mesas, solicitamos información sobre las fechas de aceptación (o no) de los resúmenes y proyectos enviados oportunamente, como así también la conformación de los coordinadores de cada una de las mesas, que tal como se procedió con la conformación del “Comité Organizador” se mantuvieron ocultos hasta la conformación de la agenda definitiva. No recibimos respuesta alguna y a la fecha de entrega de trabajos finales todavía recibíamos consultas de estudiantes y graduados por no haber obtenido respuesta a la entrega de resúmenes presentados en tiempo y forma. Antes esta situación, los pocos coordinadores de las distintas comisiones que fueron saliendo a la luz concedieron prórrogas (de manera informal) para la presentación de trabajos finales.

Mientras algunas cátedras, informaron a sus estudiantes sobre fecha exacta y horario de sus actividades, otros estudiantes, graduados y docentes organizadores de paneles y talleres se enteraron con un día o dos de anticipación a la presentación pública de la agenda definitiva. Como se podrá comprender esto dificulta enormemente la organización de las actividades, máxime si se cuenta con invitados especiales que deben programar sus agendas.

Así como el Comité Organizador salió a la luz, también lo hicieron los coordinadores de Comisiones de Trabajo, una vez más observamos nuevamente la casi nula presencia de graduados, subestimando nuestra capacidad para coordinar y la presencia de muchos quienes también conforman el Comité Organizador. Mientras algunos docentes y cátedras son excluidos por completo de esta instancia, hay ejemplos como el caso de la profesora Viviana Gómez quien trabaja con Héctor Angélico que coordina dos Comisiones de Trabajo.

La conformación de Mesas también se decidió de manera arbitraria y no se invitó a todas las cátedras a su participación.

Estas son sólo algunos de los fundamentos que sostienen nuestra crítica al modo de organización excluyente de este Congreso.

No obstante, todas las críticas realizadas y la pérdida de una oportunidad enorme de incorporación en todas las instancias de gran parte de la comunidad académica, como Espacio amplio plural y propositivo, impulsamos e invitamos a todos a que participen en todas las actividades que sean de su interés.

En este sentido, desde las comisiones de Democratización RT organizamos dos actividades en las que esperamos contar con su presencia.

  • Taller “Trabajo y discapacidad: la lucha por la igualdad de oportunidades”. [+info]
  • Taller “La diversidad de inserciones laborales de los graduados en Relaciones del Trabajo”. [+info]

Tal como nos comprometimos desde el primer día de la creación de nuestro Espacio, seguiremos bregando por el fin de estas prácticas sin por ello dejar de participar con propuestas concretas en los pequeños resquicios que deja la gestión.

DEMOCRATIZACIÓN RT
Estudiantes, Graduados/as y Docentes en Relaciones del Trabajo

imprimir