Mariano Ferreyra, un militante de 23 años del Partido Obrero, murió el 20 de octubre de 2010 tras ser baleado por una patota de la Unión Ferroviaria cuando, junto a trabajadores tercerizados del Ferrocarril Roca y organizaciones de izquierda, reclamaban por la reincorporación de cien despedidos.

El 20 de octubre de 2015, cerca de las 12, en la ciudad de Buenos Aires, los policías federales permanecían junto al grupo de la Unión Ferroviaria que en ese momento atacó con piedras y botellas a los manifestantes que intentaban llegar otra vez a las vías. Simultáneamente, los tercerizados eran reprimidos con balas de goma por la Bonaerense, que luego se retiró del lugar.

Luego de estos sucesos, los manifestantes decidieron retirarse del lugar y mientras abandonaban el lugar por la calle Pedro Luján, el grupo de la Unión Ferroviaria descendió del terraplén, que estaba conformado por alrededor de 100 personas, entre las que se encontraban diversos empleados de la Unión Ferroviaria y barrabravas de distintos clubes de fútbol. Este grupo había sido convocado el delegado gremial de la UF, Pablo Díaz.

Mientras el grupo arrojaba elementos contundentes contra los manifestantes, Gabriel Sánchez y Cristian Favale efectuaron repetidos disparos contra los manifestantes. Favale disparó hasta que se le trabó el arma y, cuando sucedió esto, se vanaglorió de haberle disparado a Ferreyra en el abdomen.

Como consecuencia de los disparos, murió el joven de 23 años Mariano Ferreyra, y recibieron graves heridas Elsa Rodríguez, Nelson Aguirre y Ariel Benjamín Pintos.

El 11 de septiembre de 2015 La Cámara de Casación Penal confirmó la condena a 15 años de prisión contra el ex cacique sindical de los ferroviarios José Pedraza, como instigador del asesinato del militante del Partido Obrero Mariano Ferreyra, muerto durante un enfrentamiento con la patota oficial del gremio cuando peleaba por los derechos de los trabajadores tercerizados.

Sin embargo a los pocos meses de confirmada la condena, el 24 de febrero de 2016, José Pedraza, fue beneficiado con Prisión Domiciliaria tras un fallo dividido por el Tribunal Oral en lo Criminal 21 y fue trasladado desde la cárcel de Ezeiza hasta un domicilio en la ciudad de Buenos Aires (Aporte de Libertad Dominguez)

Fuentes: Página 12, La Nación,

imprimir