La primera reunión sobre la reforma del plan de estudios y el vaciamiento del oficialismo a los espacios institucionales.

Esta semana, se convocó por primera vez en el año a una reunión de comisión especial, creada para tratar el tema de la modificación del plan de estudios, ni más ni menos.
La misma tuvo lugar una vez finalizado el primer cuatrimestre, el martes 17 de julio. Llama la atención que no se presentó ni nuestro director de carrera, Hernán Sandro, ni ningún representante de los espacios políticos que lo apoyaron: Prioridad RT, por el claustro de profesores y graduadxs, y la UES, por el claustro estudiantil. Tampoco se hicieron presentes sus aliados de Nuevo Sociales. Sin embargo, un graduado afín a la gestión se acercó a sacar una foto que fue publicada de inmediato en el sitio oficial, en línea con la práctica habitual que desarrolla la UES.

Mucho se habló del cambio, de la ruptura con prácticas oscurantistas anteriores -de las que Sandro fue parte activa- y de la voluntad política para mejorar la carrera. Desde DRT nos preguntamos cuál es ese cambio y esa voluntad política si se vacía el espacio en el que deben debatirse propuestas, presentar proyectos, consensuar un diagnóstico de la situación actual, etc. ¿Para qué se postulan a un cargo que no van a ejercer? ¿Cuál es la prioridad? Al parecer, no lo es la carrera ni la reforma del plan de estudios.

¿Por qué la reforma del plan de estudios?
Según la ley de educación superior, el Ministerio de Educación fija la carga horaria mínima de 2600 horas de cursada para que una carrera sea considerada licenciatura. En la actualidad, nuestra carrera tiene 2250 horas según la información disponible en la web. Esto no es nuevo, sin embargo según las autoridades de la facultad, el rectorado exigió a nuestra Facultad que las carreras que no cumplen con este requisito se adecuen en lo inmediato (Sociología y Relaciones del Trabajo).
Si bien desde Democratización RT venimos sosteniendo hace años la necesidad de reformar y actualizar el plan de estudios, nos preocupa que este nuevo intento de reforma constituya una violación a la autonomía de la carrera y de la Facultad. Asimismo, remarcamos la importancia de abordar la revisión sin ningún tipo de restricción, ni del Rectorado ni del Ministerio de Educación.
Por otra parte, el Rectorado exige cumplir con las horas pero aseguró no contar con partida presupuestaria para respaldar el proceso. Una vez más, se naturaliza y legitima el trabajo no pago de docentes y profesores.

¿Dónde estamos?
En la nada misma. La principal preocupación consistió en comunicar a los profesores sobre la posible reforma, antes de avanzar con cualquier otra actividad. Para ello se fijó un encuentro para la primera semana de agosto.
Desde DRT, propusimos realizar un diagnóstico de situación, con encuestas a la comunidad académica y evaluar lo realizado por la carrera de Sociología.

La reforma de un plan de estudios requiere la participación de toda la comunidad académica, e involucra a los tres claustros por igual, que NADIE del oficialismo esté presente muestra el desprecio a los espacios institucionales que despliega la gestión de Sandro, tal como hicieron con las materias optativas el año pasado. Vaciar de contenido estos ámbitos es faltar el respeto al voto de lxs estudiantes, graduadxs y profesorxs.
Instamos a los funcionarios de la Carrera, a todo el espectro político y al resto de lxs consejerxs a participar en los próximos encuentros para un debate serio, comprometido y democrático.

imprimir