Hace 6 años, por el 2014, se firmaba el primer Convenio Colectivo de Trabajo para Docentes Universitarios, reconociendo a los y las docentes universitarios como sujetos de derechos laborales. El convenio fue homologado un año después a través del Poder Ejecutivo Nacional y mantiene vigencia en todas las universidades nacionales. Su alcance se refuerza con el fallo emblemático tramitado en la Causa “Rodríguez” (Expte. 5454/2018 de la E. Cámara Federal de Corrientes) en el cual la Justicia reconoce la vigencia del CCT en el ámbito de la Universidad del Nordeste y las Universidades Nacionales, otorgándole incluso jerarquía superior a sus Estatutos.

¿Por qué es importante la vigencia del convenio colectivo de alcance nacional?

  • Porque establece un piso común de derechos para los y las docentes de todas las universidades nacionales. Cabe mencionar que las mismas revisten autarquía universitaria, generando así diversas formas de relación laboral, horas y modalidades de trabajo, además de los formatos de contratación que puedan existir.
  • Porque se refuerza la idea de sistema universitario. En el marco de la autonomía pocas normas establecen un patrón común, siendo la Ley de Educación Superior (LES) y su reglamentación y los convenios colectivos (docente y no docente) las únicas normas que rigen para todas la universidades en conjunto.
  • Porque se garantiza el derecho a la carrera docente con su régimen de ingreso, permanencia y estabilidad vinculada a procesos de evaluación, ascensos y promociones. A la vez se establecen las bases para la mejora de las condiciones y ambiente de trabajo y la jerarquización de la labor docente.
  • Porque se garantizan derechos elementales tales como tener licencia anual, por maternidad y enfermedad, y designaciones, cargas horarias y remuneraciones acordes a la tarea, funcionalidades de la labor docente, entre otros.

Sin embargo, la UBA negoció un convenio colectivo de trabajo propio firmado con ADUBA, excusándose de que el convenio de alcance nacional no se corresponde con el estatuto universitario. El acuerdo entre la UBA y ADUBA, entre otras cosas, impide el proceso de regularización que fija el CCT nacional basado en la antigüedad en el cargo, no queda explícitamente prohibido el trabajo gratuito (ad honorem) y no tiene respaldo presupuestario para garantizar la aplicación de los derechos (licencias, seguridad e higiene) que establece.

Como estudiantes, graduados/as y docentes de Relaciones del Trabajo  creemos firmemente que la autonomía que ostentan las universidades nacionales no puede ni debe utilizarse para restringir derechos a los/las trabajadores/as sino para ampliarlos. Además, exigimos la aplicación inmediata del convenio colectivo de trabajo para docentes universitarios, rechazando el acuerdo entre el Rectorado de la UBA y ADUBA.

 

Agradecemos especialmente a CoDIUNNE por la difusión de esta información.

imprimir